La muerte una vez más de Miguel Ángel Velasco

portada del libro póstumo del poeta mallorquín Miguel Ángel Velasco

portada del libro póstumo de Miguel Ángel Velasco editado por Tusquets

Otra gloria no hay que esa lumbre compartida, a resguardo del invierno del tiempo.

Mi acercamiento a la poesía de Miguel Ángel Velasco (1963-2010) obedece a razones personales y un tanto supersticiosas. Durante el verano de 2010 leí la antología Las moradas del verbo que me permitió conocer diversas voces poéticas del momento. Una de ellas fue la del poeta mallorquín que me deslumbró por la belleza y riqueza de su lenguaje.

Un par de meses más tarde, el 1 de octubre de 2010, murió el poeta inesperadamente en Palma de Mallorca. Con una par de premios de prestigio en su haber (el Adonais y el Loewe) y la publicación de 10 libros de poesía (el último,  Ánima de cañón, publicado pocos meses antes de su muerte), Velasco se hizo un nombre en este rudimentario y minoritario mundo de la poesía. Se destaca en las diversas reseñas sus inicios en el irracionalismo y la evolución hacia una poesía más rítmica y meditativa. Amigo y compañero de generación de Carlos Marzal y Vicente Gallego, sus ascendentes fueron Claudio Rodríguez y Agustín García Calvo, entre otros.

una imagen ciertamente romántica del poeta...

una imagen ciertamente romántica del poeta…

... y otra, más transgresora y hippie

… y otra, más transgresora y hippie

La muerte una vez más (2012) reúne cuatro libros inéditos de Velasco, tres de ellos totalmente acabados (Espinas, Historia de las manos y La muerte una vez más), y un cuarto, Circulaciones, que procede de un cuaderno inconcluso.

De los cuatro libros que componen el volumen, he leído atentamente La muerte una vez más. El poemario consta de 36 poemas y los motivos más habituales que aparecen son la memoria, la literatura y el arte, el paisaje… Sin embargo, el tema fundamental, como anuncia el título, es la muerte, y más concretamente la propia muerte. Destacan especialmente los poemas “El bosque de noviembre (endecha para un perro)”, “El banquete” y  las dos versiones de “Caja de compás (Homenaje a Emily Dickinson)”:

“Cuando yo ya no esté y tiréis mis cosas

al cubo de las cosas ya sin alma,

a quien tome la caja

del compás, yo le ruego

lo haga con cuidado: mi niñez

plegada duerme dentro”.

En los dos poemas finales, “La muerte una vez más” y “Jardín”, el poeta reflexiona sobre la presencia constante de la muerte en su vida y el papel liberador de la poesía:

“Muerte, en el despertar

con el milagro roto

de la Resurrección entre los párpados,

viendo desdibujarse con el sol

las ruinas de una Arcadia sin el rastro

de la dama de estuco;

un trizarse los cálidos cristales

del sueño: el de estar vivo todavía

el alma de los versos.”

Y se interroga asimismo sobre su propia ausencia y desaparición en el teatro del mundo, con ecos que huyen del ensimismamiento y apelan a la conciencia rota del mundo:

¿Cómo será salir de esta función

de esperar a la loca, de dolernos

la espera, el pensamiento

dolernos de saberla; y de esa otra

condena de esperar a que despierte

el mundo de su trágico sopor?

Desconozco hasta qué punto el poeta mallorquín intuía o anunciaba su propia muerte  (“¿Levantaré la mano contra mí?” en “Jardín”), en cualquier caso estremece leer algunos de los versos de este poemario. En gran medida la poesía de Miguel Ángel Velasco, como gran parte de la poesía y del arte en general, obedece a esa ansia de retener los momentos fugaces de nuestra existencia. Velasco tiene el peculiar acierto de hacerlo con una mirada pura y un lenguaje de una riqueza y una belleza imperecederas. Y nos ha legado para gloria de los lectores, y la suya propia, sus versos, esa lumbre compartida, a resguardo del invierno del tiempo

Enlaces de interés:

EL PAÍS: Miguel Ángel Velasco, poeta

PoesíaDigital: Miguel Ángel Velasco

El Cultural: Miguel Ángel Velasco, la herida del héroe

ABC: Miguel Ángel Velasco: la ebriedad de la vida

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s