Las leyes de la frontera de Javier Cercas

… ¿para qué sirven las historias si no es para identificarse con ellas? Y sobre todo: ¿para qué le sirven a un adolescente?

portada del libro de Javier Cercas, editado por Mondadori

portada del libro de Javier Cercas, editado por Mondadori

Las leyes de la frontera no es una, sino múltiples novelas. Dividida en dos partes, la primera, “Más allá”, está ambientada en la época de la transición (la Gerona cutre y provinciana de 1978), y recrea las vicisitudes de Ignacio Cañas, un adolescente débil y desorientado, con la banda de quinquis del Zarco en la que acaba metido medio por casualidad, medio atraído por los hermosos ojos verdes de la Tere. La segunda parte, “Más acá”, se ambienta 30 años más tarde en una Gerona posmoderna y cosmopolita en la que Cañas, un reputado y adinerado abogado, defiende al viejo Zarco, inmerso en un proceso de degradación física y personal,  y asume el propósito de conseguir su libertad e intenta recuperar el fugaz amor de juventud con Tere.

El texto recoge la larga conversación que un escritor anónimo mantiene con Ignacio Cañas y otros personajes que trataron a Antonio Gamallo, alias el Zarco (el inspector Cuenca, el director de prisiones Eduardo Requena),  para conocer su verdadera historia, más allá de los estereotipos y falsedades elaboradas alrededor del joven delincuente durante los pantanosos años de la transición.

En la última novela de Cercas se hace patente un doble interés por parte del autor. Por un lado, el intento por recuperar la memoria colectiva en la época de la transición y los años 80 (que ya expuso en Anatomía de un instante) donde las circunstancias facilitaron el enaltecimiento de jóvenes delincuentes como El Vaquilla (personaje real que inspira al ficticio del Zarco), concebidos como pequeños héroes, víctimas de las circunstancias, en una sociedad con mala conciencia. Por otro lado, Javier Cercas centra su atención en la memoria personal, en los devaneos de esa memoria que se manifiesta caprichosa y fugitiva, una herramienta débil para conocer la verdad, cualquier verdad.

Javier Cercas cruzando el puente sobre el río Ter que separa el más acá del más allá...

Javier Cercas cruzando el puente sobre el río Ter que separa el más acá del más allá

Cercas en un bar de Font de la Pòlvora, uno de los espacios marginales retratados en la novela

Cercas en un bar de Font de la Pòlvora, uno de los espacios marginales retratados en la novela

Más allá de la frontera espacial y social que ejercía el parque de La Devesa y el río Ter, denominada por el joven Cañas como la frontera azul, y que separaba el mísero territorio habitado por los protagonistas (charnegos de la época tanto Ignacio Cañas como el Zarco y su pandilla), las leyes de la frontera a la que alude el título se refiere sobre todo, como apunta José Carlos Mainer en su reseña “En los confines de la vida”, a la que separa de forma irremediable el pasado del presente.

Novela plagada de tintes melancólicos en su epílogo, la obra de Cercas pone de manifiesto las leyes del paso del tiempo: cómo no dejamos nunca de ser aquello que fuimos en nuestra adolescencia, cuando se descubre el amor, el valor, la fuerza de la amistad, la sombra de la culpa y la mala conciencia… Lo ilusorio de los sueños, y la imposibilidad de un auténtico cambio cuando el paisaje físico que nos habita es el de la marginalidad o la miseria. Una notable novela (aunque para mi gusto, mucho mejor en la segunda que en la primera parte…) sobre la identidad (los charnegos de ayer y de hoy que habitan nuevas fronteras), el peso que ejerce el pasado en nuestras vidas y la imposibilidad de conocer la verdad más allá de nuestra propia y limitada experiencia.

Quinquis dels 80. Cinema, premsa i carrer

En mi afán por recuperar mi propia memoria personal, los devaneos de Ignacio Cañas, el Zarco y toda su basca por los recreativos Vilaró o los bares del barrio chino,  la referencia al Liang Shan Po y los personajes de La frontera azul (“no hay que despreciar a la serpiente  por no tener cuernos, quizás  algún día se reencarne en dragón”), los paseos, en definitiva, por territorios periféricos y marginales me han transportado a mis propios paseos y descubrimientos con la panda de amigos en la Barcelona de los primeros 80… ¡Cómo pasa el tiempo!

libro_espejo

Un libro es como un espejo: no es uno el que lee los libros, sino los libros los que lo leen a uno… (el inspector Cuenca en conversación con Ignacio Cañas)

4 responses to “Las leyes de la frontera de Javier Cercas

  1. El libro me produjo un cosquilleo en el estómago porque en algunos pasajes me sentía, en cierto modo, reflejado. En mi adolescencia, 10 años antes que la primera parte de “Las leyes de la frontera”, también había unos futbolines, un grupo de amigos que fumábamos nuestros primeros cigarrillos “Celtas cortos” escondidos detrás de la iglesia, una zona desconocida para mi (todo lo que no se encontraba cerca de mi calle). Pero también había una banda, “los correas”,que no eran de mi barrio, la hermana del jefe estaba buenísima. Entré en la banda por ella y salí al día siguiente de aue me obligaron a darle una paliza a un pobre chaval que estaba en los autos de choques.

  2. Dos cosas, Alfons:
    1ª ¡Qué viejo eres…!
    2ª Siempre has sido un mangui…
    Enhorabuena, compañero, por fin conseguiste acabar un libro… (de buen rollo, ¡eh!)
    Un abrazo🙂

  3. ¿Quién te ha dicho que lo acabé?
    Por cierto, lo mio no es vejez, es experiencia.
    Besos

  4. Leí esta novela hace unos meses. En tu reseña me la has traído completamente a la memoria refrescándomela. En mi diario de lecturas en Pinterest escribí: “Me gusta Javier Cercas. Sus novelas me mantienen en vilo. Una historia en la frontera: un trío formado por un muchacho temeroso, el Gafitas, un quinqui que llega a ser una leyenda, el Garzo, y Tere. Un verano en que un muchacho de clase media comparte delitos con el Garzo porque está prendado de Tere. Un asalto a un banco. Una delación. Huye el Gafitas y se salva. Veinte años después siendo abogado, todo vuelve: el Garzo, Tere… y el narrador intenta averiguar qué pasó realmente en aquel verano. ¿Quién fue el delator? ¿Qué había sido de Tere? ¿Habría una nueva oportunidad?”.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s