El marino que perdió la gracia del mar de Yukio Mishima

portada del libro, publicado por Círculo de Lectores, con introducción de Fernando Savater

portada del libro, publicado por Círculo de Lectores (hace ya unos añitos…)

LA CRUELDAD Y LA BELLEZA

Este año se cumple el 50 aniversario de la publicación de El marino que perdió la gracia del mar, una de las novelas más conocidas de Yukio Mishima y la primera que leí en mi juventud del autor japonés, frecuentemente más recordado por el suicidio ritual con el que acabó con su vida que por su propia obra.

El marino… puede resultar una atractiva introducción a la obra de Hiraoka Kimitake (auténtico nombre del novelista y dramaturgo), juntamente con El rumor de las olas, sus dos novelas más sobrias y asequibles. En ella Mishima nos narra la historia de un triángulo, no necesariamente amoroso, formado por Ryuji, el marino cansado de su vida en el mar, Fusako, la joven viuda que se enamora del marino y que consigue alejarlo del mar y de sus sueños juveniles de gloria, y Noburu, el hijo de Fusako, quien se siente atraído terriblemente por la figura heroica del marino y a quien no perdonará su renuncia y domesticación.

La Mer de Claude Débussy

Estaba la conjunción de la luna con un viento febril, de la carne desnuda e instigada de un hombre y una mujer, del sudor, del perfume, de las cicatrices de una vida en el mar, de la oscura memoria de puertos de todo el mundo, de una abertura estrecha, exenta de aire, del corazón de hierro de un chiquillo…, pero las cartas de esta baraja de adivino se hallaban diseminadas, no encerraban vaticinio alguno. Al fin, el orden universal, restablecido gracias a un súbito grito de sirena, revelaba un círculo vital ineluctable; las cartas casaban por fin: Noburu y la madre, la madre y el hombre, el hombre y el mar, el mar y Noburu…

olas del mar, pintura de Utagawa Hiroshige

olas del mar, pintura de Utagawa Hiroshige

La historia de Ryuji es la historia de un acomodamiento, que un joven adolescente, inmerso en el delirio mortificador de un grupo de adolescentes que se consideran genios enfrentados a una sociedad de adultos que limita y coarta sus sueños de pureza y mixtificación, contemplará sin cruzarse de brazos. La frialdad, la dureza de corazón y la falta de compasión son los rasgos que definen a Noburu y su grupo de amigos que se reúnen a escondidas en parajes portuarios, descampados medio abandonados, a salvo de indiscretas miradas. Un grupo de adolescentes que, como los adultos que aparecen en la novela, se desenvuelven en ambientes (hogares, negocios…) completamente occidentalizados.

Más allá del retrato de un grupo cruel de adolescentes, en el fatal destino del héroe que traiciona sus sueños se intuye una especie de parábola de la situación del propio Japón de posguerra que  pasó enseguida del heroísmo en los campos de batalla a la aceptación pasiva de la ocupación, reconvirtiendo sus energías en el sentido de esa otra forma de imperialismo que es la occidentalización a ultranza y del desarrollo económico cueste lo que cueste, según afirma Marguerite Yourcenar en su libro Mishima o la visión del vacío. Una parábola del propio Japón y, como no, del propio autor que, como es bien conocido, no llegó a soportar la renuncia a los valores tradicionales de su país y se inmoló en un gesto tan heroico como patético.

imagen de Mishima (1925-1970), con su uniforme de la Tatenokai (Sociedad del Escudo)

imagen de Mishima (1925-1970), con su uniforme de la Tatenokai (Sociedad del Escudo)

La novela de Yukio Mishima entronca con novelas de atroces adolescentes, como El señor de las moscas de William Golding, donde se cuestiona la norma social y se entremezcla lo cruel y lo bello, la pulsión amorosa y la muerte, la sacralización de los ideales y la vulgaridad de la realidad que nos envuelve… todo ello con un estilo sobrio, aunque intensamente lírico en ocasiones, y un magistral uso de la elipsis.

Una lectura, en el 50 aniversario de su publicación, más que recomendable.

el viejo Yokohama...

el viejo Yokohama (ciudad donde transcurre la novela de Mishima)…

... y el moderno

… y el moderno

4 responses to “El marino que perdió la gracia del mar de Yukio Mishima

  1. La leí con mucho interés hace años, y me dejó entre dos aguas… quizá será un síntoma de lo bien que estará, porque me pareció, en forma y fondo, de un mundo muy alejado. Me has hecho recordar el argumento, que no estaba nada mal…. quizás tendré que releerla.

  2. Será por lecturas, José Luis… En gran parte comparto lo que dices. No tanto el mundo (muy occidentalizado en la novela), como la visión que tienen de él algunos de sus personajes (los sueños de gloria, la visión de vacío…) resultan ciertamente lejanos. Pero hay que reconocer una gran belleza (junto a la crueldad) en las palabras y acciones. Por cierto, redacté la entrada escuchando el poema sinfónico de Garreta sobre les Illes Medes que colgaste en tu blog (la cosa iba de islas y mares…).
    Hasta pronto

  3. Acabo de leerla de nuevo, y me ha parecido espléndida esta novela en que chocan, como bien dices, la visón metafísica y espiritual de Noboru y la figura patética y domesticada de Ryuji que abandona el mar para adaptarse a una vida en tierra, concreta y pragmática en los negocios de Fusako. Podemos entender el desencanto de Noboru hacia su nuevo padre al que había idealizado como una figura próxima a la estética samurai. Se percibe el desgarro de la sociedad japonesa tras la segunda guerra mundial y el malestar profundo de Mishima por la occidentalización de la vida íntima y social. Todos los lectores nos sentimos conmocionados por la transformación de Ryuji. Su despedida heroica en la primera parte (verano) en la popa del barco y su posterior adocenamiento convirtiéndose en un peón del negocio de su nueva mujer. Esa caída es la que es imperdonable para Noboru que había idealizado a aquel marino.

    • Muchas gracias por tu comentario, joselu, aunque puestos a identificarnos, lo hago más con el pobre Ryuji (yo también soy padre de familia, aunque no marino…) que con el joven Noburu (hace tiempo que se desvanecieron mis sueños de pureza…). He dado una vuelta por tu blog y me ha parecido más que interesante. A ver si mantenemos el contacto.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s